• Inma Salvat Leal

Código Rojo, no hay Planeta B

¿Qué escucharíamos decir al Planeta si entendiéramos su voz?



PlanetaB_El_Rollo_Verde
Estas serían sus búsquedas de Google



Ha habido últimamente mucho revuelo por el Informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático.


En realidad, los artículos que he podido leer en diversos periódicos (sólo a tenor de la reunión, después pocos medios se interesan por el cambio climático o el medio ambiente si esto no conlleva un tinte sensacionalista o catastrófico…véase el caso del Mar Menor, lleva miles de años en el mismo sitio y sólo hablan de él los medios cuando su situación es extrema).


He contado con la ayuda de muchas fuentes y cabezas para meditar este asunto, entre ellos me gustaría agradecer a José María, redactor, fotógrafo y motor más constante de este blog, y a Daniel, fiel lector, fan y crítico al mismo tiempo que me han dado su apoyo y puntos de vista.


No entiendo muchas cosas de la forma de realizar y compartir este informe climático, lo que más me desconcierta es que nadie se moje en el asunto, parece que a nadie le importa el cambio climático en realidad, sino que lo único que persiguen es las ventas y la impresión momentánea de los ciudadanos mostrando los números más impresionantes (y también reales, todo sea dicho) de este informe.


Os resumo en una infografía lo que se dice de este informe y paso a lo que realmente me interesa.


IPCC_El_Rollo_Verde
Resumen del Informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático

¿A la gente le importa el cambio climático en general y el informe específicamente?



Partiendo de que hablamos de que hay un grupo de expertos que se reúne cada 5 años para hablar del estado ecológico de la Tierra, creo que hay algo que falla. A las mayores potencias mundiales no les importa esto lo más mínimo, ni participar en medidas para frenar esta debacle que ya estamos viviendo (desastres naturales, abusos ecológicos, consumo mundial…).

¿Cómo es posible que la anterior edición de este informe date del 2013? Cuando el cambio climático es algo que avanza sin descanso día a día y cada vez tiene más repercusiones en nuestra vida y la del resto de habitantes de nuestro planeta, ya sean animales o plantas.


¿Somos conscientes de lo que estamos haciendo?

Desde hace unos años vienen produciéndose cambios irreversibles en el planeta que generan subida de temperaturas medias y aumento de fenómenos meteorológicos extremos (olas de calor, lluvias torrenciales…), actualmente tenemos la concentración atmosférica de CO2 y metano y óxido nitroso más alta de los últimos más de 500.000 años. Todo esto ha llevado a un aumento de la temperatura global en 1,1 grados, algo que no va a ser reversible hasta dentro de 20-30 si tomamos medidas YA MISMO.

Es decir, cualquier reducción en las emisiones tardaría de 20-30 años en tener efecto y reducir de nuevo las temperaturas.


Han aumentado: el nivel del mar de 20 centímetros (1901-2018) con un pico de aumento de 1995-2014, las olas de calor extremas y las precipitaciones intensas, las sequías, los incendios, los ciclones tropicales…pero ha habido una reducción de los fenómenos fríos, a nivel global, desde 1950, y del del hielo Ártico, la capa de nieve y permafrost.

Estos cambios se anuncian irreversibles durante cientos y miles de años, especialmente la afectación marina y Ártica, cuyo hielo habrá desaparecido completamente en 2050.


Por primera vez, en este informe no dejan lugar a dudas, todo esto es consecuencia de la mano del hombre. Suelen usar un lenguaje conservador pues muchos países tienen que aprobar la publicación de este informe (he aquí una mano perturbadora y posiblemente manipuladora de unos datos irrefutables), pero esta vez no dejan ninguna posibilidad a otras causas.


¿Qué intereses hay detrás de este informe? ¿Qué frena la sostenibilidad?


Ciertamente, hay muchos intereses detrás de este informe. El cambio climático da muchos quebraderos de cabeza a los políticos pues frena o se interpone a sus proyecciones de crecimiento económico.

Ceder ante las necesidades funcionales de nuestro planeta implicaría reducir el crecimiento y obtener peores resultados en el ranking de ‘Qué país es el mejor’, lo que podemos traducir en ‘Qué político es mejor’ o ‘Qué país consume más y veja más al planeta’. Sin embargo, el cambio climático es un tema que repercute en la población, mueve votos y popularidad. Por ello, un político siempre está interesado y comprometido con las agendas ecologistas, pero a la hora de la verdad, la expansión económica y las altas tasas de consumo pesan más que el valor ecológico.

En un hipotético país pionero en decrecimiento y ecología, bajarían las cotas de empleo al reducirse el consumo, lo que sería criminalizado por los medios de comunicación y la población. Así, ningún país se atreve a dar el primer paso.

Si este decrecimiento y boicot a la sangría del Planeta Tierra que estamos realizando no se produce simultáneamente en los países que lideran el ‘primer mundo’ (lo de primer espero que se refiera a que son los primeros en descartar la sostenibilidad) no habrá avances hacia conservar nuestro planeta.




Si te interesó este artículo te podría interesar: ZeroWaste, Paisajes, Día del Medioambiente, SOS Mar Menor, Reciclaje.