• José M. Caballero

El ciclo anual en la ciudad: junio

El rollo verde sigue el ritmo de las estaciones en la ciudad, viendo algunos acontecimientos significativos durante este mes.

En el momento de publicarse esta nota, faltarán pocos minutos para el solsticio de junio, es decir, el momento en que la proyección horizontal del eje de la Tierra apunta directamente al centro del sol. Ese momento, el 20 de junio a las 23:44 aproximadamente, marca el comienzo del verano para el hemisferio norte. Sin embargo, al estar tan cerca de la medianoche, es el 21 el día con más tiempo de luz en Murcia hay: 14 horas, 48 minutos y 12 segundos desde la salida hasta la puesta del sol (en ese intervalo no se incluyen los crepúsculos). “Curiosamente”, no es el día en que amanece más temprano (es el 14), ni en el que más tarde se pone el sol (es el 28) 1.

En los paseos por los márgenes de la ciudad se ven muchas menos plantas en flor que en meses anteriores, pero todavía encontramos algunas. Hemos elegido tres como ejemplos representativos; además, son plantas autóctonas pero también se cultivan por distintos motivos (Figuras 1, 2 y 3).


Fig. 1. Agrupación en umbela de florecillas de la planta de zanahoria (Daucus carota). Esta especie se cultiva, como es sabido, para consumir sus raíces gruesas y ricas en provitamina A, pero también es muy abundante en estado silvestre. Así la encontramos en bordes de caminos y carreteras de la periferia de Murcia.



Fig. 2. La adelfa o baladre (Nerium oleander) es una planta propia de cauces de rambla. Está presente en buena parte de la región, también en ramblas o ramblizos muy próximos a la capital. Se cultiva, pero no para su consumo, pues es muy venenosa, sino como planta ornamental en jardines y carreteras.



Fig. 3. Las flores de la tapenera o alcaparra (Capparis spinosa) son muy llamativas, sobre todo por la coloración y disposición de los estambres. Es una especie autóctona, abundante en sitios soleados como laderas y taludes margosos. Se recolecta para consumir los botones florales aún no abiertos (alcaparras), los frutos inmaduros (alcaparrones) y los tallos tiernos (tápena). También se ha cultivado, aunque no tanto como las dos especies anteriores.


La actividad de cría continúa en las aves de la ciudad o de sus alrededores. En los últimos días de mayo o primeros de junio, los pollos de golondrina común (Hirundo rustica) han abandonado el nido (Fig. 4), pero la mayoría de las parejas continuarán criando, pues pronto vendrá una segunda puesta. Los vencejos son un poco más tardíos; en Murcia hay dos especies (Fig. 5): vencejo común (Apus apus) y vencejo pálido (Apus pallidus). Ambas nidifican en huecos de edificios, sin que se vea un nido exterior como en golondrinas y aviones.


Fig. 4. Pollo de golondrina común (Hirundo rustica) que ha abandonado el nido recientemente. Como se puede ver, durante un tiempo sigue manifestando conductas de petición de alimento.



Fig. 5. Las dos especies de vencejos que hay en Murcia, el vencejo común (Apus apus, izquierda) y el vencejo pálido (Apus pallidus, derecha), crían en huecos o fisuras de edificios, como se puede ver en las imágenes. Son aves que pasan la mayor parte del tiempo volando y nunca se posan en el suelo ni en ramas de árboles.


Y terminamos con otras imágenes propias de este periodo del año (Figs. 6 y 7).


Fig. 6. Los insectos, así como otros invertebrados, desarrollan una gran actividad durante este mes: alimentación, polinización, apareamiento y puesta, construcción de nidos, panales,… En la imagen se ve un ejemplar de la mariposa llamada “saltacercas” (Lasiommata megera) en unas flores de sopaenvino (Limonium caesium).



Fig. 7. En esta parcela de huerta de Zarandona, como en otras de la periferia de Murcia, se realizan labores de recogida de la patata a mediados de junio.

1. Datos tomados de la página web https://salidaypuestadelsol.com/sun/murcia