• Inma Salvat Leal

La reconquista de las suculentas

En la Región de Murcia, como todos sabemos, el clima es árido…tan árido que según la época del año roza lo infernal. Por ello, en esta zona crecen de forma autóctona plantas adaptadas a la falta de agua y las inclemencias del sol y el calor como son los cactus y suculentas. Si a esto le añadimos la moda post-pandémica de la jungla en casa, las suculentas han pasado de poblar los alrededores de nuestra olla a presión murcianica a invadir hogares y jardines, si no lo habían hecho ya.


Estas plantas tienen un cultivo muy simple si se le aplican dos factores clave: buen drenaje del suelo y luz solar. Por lo demás, son muy resistentes, apenas necesitan agua o fertilizantes y su reproducción es sencilla y rápida.

Ahora vamos a profundizar sobre cómo reproducir estas plantas tan bien adaptadas a nuestra Región y a volver a ponerlas de moda, pues las plantas tropicales que tan de moda se han puesto en los últimos meses (Monsteras y otros philodendrons, sterilitzia, difenbachia, calateas, alocasias, caladiums…) suponen una lucha innecesaria y diaria contra unas condiciones ambientales totalmente opuestas a sus necesidades.

Básicamente, para reproducir una suculenta debes obtener una hoja, un retoño o un esqueje y luego seguir un sencillo proceso. Lo más importante que debes tener en cuenta es la especie de suculenta, pues según esta se podrán reproducir por los tres métodos o sólo por uno.


Suculentas_ERV
Las suculentas engloban una gran variedad de especies de plantas muy resistentes

1. Reproducción por hojas

Cuando se trata de propagar o reproducir suculentas, la forma más popular y fácil es mediante el uso de una de sus hojas. Así que por eso comenzaremos con este método. El primer paso será obtener la hoja, algo que de entrada debes hacer con mucho cuidado. Ya que de hacerse mal la hoja morirá sin producir una nueva planta.

Hojas_suculenta_ERV
Recogida de hojas para reproducir

Es posible que tu suculenta no sea muy partidaria de reproducirse por hojas (varía mucho en función de la especie), así que la próxima vez inténtalo con un hijuelo o un esqueje.

1º Elige una hoja de buen tamaño y mejor de la parte baja de la planta (más por no dañar la estética de la planta que por otra cosa).

2º Gírala levemente de lado a lado. Notarás que poco a poco se irá soltando hasta que llegará el momento en que la hoja se desprenderá.


3º Llegados a este momento, lo más importante es que la hoja salga completa y se rompa justo en la unión con el tallo. Si se rompe antes, habrá muchas probabilidades de fracaso.



¿Qué puede salir mal?

Hay ciertas hojas que no son capaces de generar una nueva planta completa, por lo que lo mejor es intentar reproducir varias hojas al mismo tiempo, unas 3-5 por ejemplo.

Hojas podridas. Es posible que algunas se pudran tornándose de color amarillo, transparentes o negras. Esto se debe a un exceso de riego o no haber dejado secar bien la hoja. En este caso debes disminuir la frecuencia de riego (regar cuando el sustr