• Inma Salvat Leal

Ni carnívoros, ni vegetarianos... coherentes y saludables.

Actualizado: 13 de jul de 2020

Este verano se cumple un año de comer carne para mí, después de 7 años siendo vegetariana.

Y he pensado que me gustaría compartir con vosotros el por qué decidí dejar de comer carne y el por qué decidí volver a comerla.

Me gustaría acompañar la reflexión, de las irónicas y divertidas imágenes de Steffen Kraft, padre de Iconeo. Que definen a la perfección situaciones de nuestros días, y dan qué pensar. ¡Soy fan de este artista!

Lo reconozco.

Lo que comemos no siempre va en concordancia con lo que pensamos.
Alimentación vs. creencias, Steffen Kraft.

Da la casualidad de que empecé a leer un libro, que hace tiempo me recomendó un amigo, publicado por Mi Dieta Cojea (y que lleva el mismo título), de Aitor Sánchez. Y con su lectura, está volviendo a surgir la idea que ya llevaba unos meses rumiando: volver a ser vegetariana.

Esta vez, desde una visión más informada. Gracias a lo que he leído en este libro, en otros portales y blogs (como Fitness Revolucionario, Mi Dieta Cojea, los estudios del neurólogo David Perlmutter...y muchos más), junto a lo que aprendo en Toxicología Alimentaria estos años, asignatura que comparto en la Universidad de Murcia, tengo un punto de vista diferente.


En el libro de Mi Dieta Cojea, se recomienda un uso moderado de ciertos tipos de carne.

Me gusta el hecho de que no demoniza la carne en sí, pues es parte de una dieta omnívora, sino que habla de evitar las carnes ultraprocesadas. Éstas son las carnes que ya vienen preparadas de cierta forma y por lo tanto llevan aditivos (como puede ser fécula de patata, nitritos...), en definitiva, diferentes sustancias que son las que tienen propiedades indeseables o dañinas para nuestro organismo. Y reitero, defiende el libro en todo momento el uso de carnes, pero que sean simples, como las que se compran en la plaza o mercado, al corte, sin ningún tipo de tratamiento de conservación, coloración o potenciación del sabor.


Más ingredientes d elos que debería ¿No créeis?
Burguer procesada que me comí ese día.

La argumentación de este libro, descarta sobre todo las carnes rojas, pues se han relacionado enfermedades o problemas a largo plazo; y aquellas tratadas (por ejemplo, por secado, ahumado, o marinado). Pues son carnes que si se consumen con mucha frecuencia pueden generarnos más daño que beneficio.

Como vemos, no es la carne en sí, si no el procesamiento que esta lleva y los aditivos e ingredientes que se le pueden poner, los que la convierten muchas veces en algo más y a la vez en algo menos que carne.

Cuando yo empecé a ser vegetariana, todo esto no lo sabía así que voy a hacer una cronología de lo que he ido descubriendo sobre la carne y los vegetales.


Cosas que sabía antes:

Recursos,

La cantidad de dióxido de carbono, agua, superficie, cereales... empleada para alimentar a estos animales y mantenerlos es enorme en comparación con los recursos que se utilizan para producir un vegetal.

De hecho muchas veces se cultivan esos vegetales, con todo el gasto de recursos y energía que ello conlleva para alimentar a animales. Comparativamente (según la FAO en el Día Mundial del Agua) para producir 1 kg de grano (como por ejemplo, arroz) necesito 1.500 litros de agua, mientras que para producir 1 kg de carne necesito 10 veces más (15.000 litros, ¡Qué barbaridad!).


Realmente la carne no es imprescindible, y un menor consumo, abogando por un mayor consumo de huevos o pescado si somos omnívoros, y de legumbres si somos vegetarianos, nos puede llevar a un entorno más saludable, más ético y más sostenible.


El injusto mundo de la producción animal,

Creo que todas las producciones intensivas son injustas en mayor o menor medida, la producción de ropa, muebles, minería... a nivel global, tiene algún punto de exceso (por ejemplo para producir una onza de oro se generan 20 toneladas de residuos).

Pero concretamente en la producción animal estás abusando de seres vivos. Seres vivos con los que en otras situaciones somos capaces de establecer vínculos emocionales, como son los minipigs, cerdos vietnamitas, conejos, peces... que no tienen posibilidad defenderse, estos animales pasan a ser objetos. Conozco el argumento que da la gente que sí come carne, diciendo que se hace lo mismo con las plantas, y creo que sería bueno abrir un debate sobre esto, en el rollo verde estamos abiertos a escuchar lo que pensáis. Por ejemplo para mí tiene mucho mayor crimen asesinar a un animal.

De hecho hace unos días vi 'Casa de Carne', un Cortometraje (ganador del Festival de Cine Animal 2019), en el que hablan de qué ocurriría si en un restaurante tuvieras que ser tú el que mata al animal que elijes comer, y la verdad las imágenes son impactantes (os dejo el link en el nombre del cortometraje).

Todo es relativo, ¿No?
La industria textil y su relatividad. Steffen Kraft.


Esta industria es algo que desde que entré en Veterinaria no quería apoyar. Tampoco quiero apoyar otro tipo de industrias, en las que se abusa de seres humanos...de los trabajadores, como tantas que hay...

¡Pero esto ya sería otro capítulo!.






Cosas que descubrí después:


Bienestar personal,


  1. Desapareció totalmente esa sensación de hinchazón y pesadez después de las comidas.

  2. No me saciaban igual las comidas,por lo que tenía que comer a veces más cantidad de otras cosas, aunque de forma global perdí peso.

  3. Dejé de tener problemas de tránsito, lo cual me pasaba a menudo. ¡No más estreñimiento! (Parece un anuncio de yogures)

Sinceramente, creo que este bienestar se puede lograr igual con una alimentación centrada o que priorice los vegetales, pero omnívora.


Cosas que sigo descubriendo:


Nitritos,


Los nitritos le dan a lar carnes esa coloración rojiza intensa que nos resulta tan atractiva. Al someterse esa carne a altas temperaturas se generan nitrosaminas, sus derivados pirolíticos, muy tóxicos y cancerígenos.



Hidrocarburos aromáticos policíclicos,

Son cancerígenos y muy perjudiciales para nuestra salud, se forman a altas temperaturas derivando de compuestos orgánicos.




Por lo que para evitar ambos tipos de compuestos, no se recomienda calentar en exceso la carne procesada. Podemos minimizar el riesgo de su consumo, (especialmente en embutidos, ahumados y salazones) evitando alcanzar altas temperaturas en el cocinado, es decir, no chamuscando la carne.



Sal, azúcar y féculas,

Son ingredientes de bajo interés nutricional, muy frecuentes y presentes en los derivados cárnicos, su consumo habitual nos hace desarrollar una microbiota intestinal (las bacterias que viven en nuestro intestino) más dañina y se relacionan con patologías gastrointestinales diversas.


La mayoría de estos riesgos, se pueden reducir aún más, al acompañar la carne roja con verduras, pues los antioxidantes, fitoquímicos y la fibra que estás llevan reducen la aparición de problemas gastrointestinales.



Finalmente, me gustaría dejaros un par de reflexiones:


  • ¿Con cuál de todos estos pros a favor de una mayor presencia de verduras en nuestra alimentación te quedas?

  • ¿Cuáles de vosotros podríais matar el animal del que elegís comer en un restaurante?

  • Todos tenemos nuestra forma de contribuir, ¡Cada uno elige la suya!

¡Para encuestas y debates con nosotros, seguidnos en nuestro Facebook e Instagram!


Todos podemos cambiar el mundo.
¡Dejemos de pensar esto! Steffen Kraft

Nota de la autora:


He intentado ser lo más objetiva posible, si bien es cierto que la vida vegetariana es algo que a mí me atrae por diferentes razones He vuelto a comer carne desde hace un año, pero la dieta que yo seguía no era estricta. Comía huevos, si bien deje de lado los lácteos, el kéfir nunca he podido dejarlo del todo.

Adenás, al no querer suplementarme con vitamina B12, casi una vez por semana o cada dos semanas tomaba pescado, además de ciertos suplementos vegetales como la espirulina.


Esta no fue una decisión nutricional como tal en mi caso, fue más una decisión ética. Fue mi intento de no contribuir a la industria de la producción cárnica y láctea, si bien creo que estas prácticas llevadas a cabo de una forma extensiva y más sostenible no tienen porqué ser estructuras a abolir totalmente.



Quizás te pueda interesar: ZeroWaste, primeros pasos, en donde hablamos de practicar lunes sin carne....para los que quieren dar protagonismo a los vegetales, sin prisa pero sin pausa.


Entradas Recientes

Ver todo