• José M. Caballero

¿Nos preocupan los problemas ambientales? Reflexión al hilo de una semana de noticias

Reviso varios números de la semana pasada (7-13/11/2022) de un periódico local, “La Verdad” de Murcia, y me llama la atención la profusión de noticias y artículos sobre “asuntos ambientales”. En realidad, si queremos verlo así, la gran mayoría de noticias se refieren a asuntos ambientales, pero ahora hablo de aspectos como protección de la naturaleza, calidad ambiental, contaminación y otros problemas del medio ambiente,... Temas tradicionalmente vinculados al ecologismo. Ciertamente, los aspectos ambientales (en el sentido que considero) están cada vez más presentes en los medios de comunicación, lo que sugiere que cada vez afectan más a la vida de personas y sociedades y suscitan mayor preocupación.

El caso es que decido sacar a colación y airear un poco más algunas de esas noticias, a ver si viéndolas juntas percibimos mejor el color gris oscuro del panorama ambiental. De los problemas que se ponen de manifiesto, unos son locales, otros son planetarios, pero atenderé sobre todo a cómo afectan a la Región de Murcia.


Emergencia climática

En cuanto a problemas planetarios, el primero en el que se piensa es el cambio climático (o cambio global), que ahora se toma como emergencia climática. Está siendo una fuente importante de noticias durante estas dos semanas en que se celebra la cumbre de Sharm-El-Sheikh (Egipto) o COP27; de hecho, cada día aparecen uno o más artículos sobre ella en “La Verdad”; por ejemplo “Así será España con dos grados más de temperatura”, de Rocío Mendoza, el día 13. Mira que llevamos cumbres, y la solución está cada vez más lejos. Sí, probablemente sin estos encuentros y otras iniciativas el problema se habría agravado bastante más, pero si seguimos por los mismos caminos sin tomar medidas de mayor incidencia vamos al punto de no retorno. Otra cuestión son los negacionistas: están entre nosotros, más o menos conspicuos pero a veces en puestos de responsabilidad y tomando decisiones importantes. Murcia será (¿es ingenuo utilizar el futuro?) de las regiones españolas que sufran en mayor medida los efectos (Fig. 1): olas de calor, precipitaciones más escasas e irregulares, nuevas enfermedades transmitidas por vectores que ahora podrán vivir aquí,...


Fig 1. Estas imágenes, en parte simuladas, de La Manga del Mar Menor (antes arriba, después abajo) fueron publicadas por Greenpeace en 2007. Nosotros las hemos tomado de la página web de la Cadena Ser: https://cadenaser.com/ser/2007/11/08/sociedad/1194491606_850215.html. La organización prevenía de los efectos del cambio climático si no se tomaban medidas contundentes, y alertaba de que alrededor de 2050 La Manga podía quedar anegada por la subida del nivel del mar. Por esta causa, Greenpeace sufrió numerosos ataques y tuvo que enfrentarse a denuncias con juicio.



Biodiversidad y especies exóticas

Otro problema global es la pérdida de biodiversidad, aunque en cada región o localidad se manifieste de manera propia. Las dos causas principales de pérdida de biodiversidad son la destrucción de hábitats y las especies exóticas invasoras, de las que andamos sobrados en esta tierra (Fig. 2): crustáceos como los cangrejos americano y azul, insectos como el mosquito tigre, otros invertebrados, peces, aves como la cotorra argentina, muchas especies de plantas... Están ocasionando trastornos importantes en los ecosistemas. Precisamente el viernes aparecía la noticia (artículo de Miguel Ángel Ruiz) de que una especie exótica más, el camachuelo mexicano, se ha incorporado a la lista de aves de España después de detectarse en Murcia y extenderse desde aquí a otros territorios. Nosotros lo hemos visto en Cabezo de Torres y zonas próximas.


Fig 2. Las especies alóctonas o exóticas, es decir, no propias de una zona e introducidas en ella por el hombre, deliberada o inadvertidamente, constituyen un problema ambiental de primera magnitud. Muchas de ellas podrán comportarse como invasoras, si los factores abióticos o la competencia con especies autóctonas (u otras alóctonas) les son favorables. Entre las muy numerosas especies exóticas que se encuentran en la Región de Murcia, presento aquí unos cuantos ejemplos. A. Camachuelo mexicano, Haemorhous mexicanus. Este pájaro, originario de América del Norte, se registró en la ciudad de Murcia y alrededores ya hace años, y desde ahí parece haberse expandido a otras zonas de la Región. El ejemplar de la imagen se fotografió en Cabezo de Torres en octubre de 2020. B. Cotorra argentina, Myiopsitta monachus. Vive de forma natural en América del Sur, pero se ha introducido en muchas otras zonas. Por aquí se encuentra en cantidades importantes, sobre todo en localidades de la costa, pero también en Murcia capital. La foto se hizo en Isla Plana (Cartagena, Murcia), en septiembre de 2020. C. Cangrejo azul, Callinectes sapidus. Este voraz crustáceo, apreciado por su sabor, es nativo de la costa atlántica de América, y ahora mismo es problemático sobre todo en el Mar Menor. Allí estaba el ejemplar muerto de la imagen, en agosto de 2021, cuando la segunda gran mortandad de peces y otros animales. D. Aunque la medusa de puntos blancos, Phylorhiza punctata, ya se había visto en 2017, ha sido este año 2022 cuando han aparecido muy numerosos individuos, primero en agosto y también ahora en noviembre, cuando se fotografió esta. Vive de forma natural en el Pacífico entre Australia y Japón. E. Flor del cuchillo, Carpobrotus acinaciformis. Esta aizoácea sudafricana ha sido muy cultivada, y en Europa ya se había naturalizado a finales del siglo XVII (es decir, se había establecido en la naturaleza, procedente de jardines, y se reproducía sin intervención humana). Es de las plantas que más han manifestado su capacidad de invasión, sobre todo en zonas costeras (por ejemplo, en San Pedro del Pinatar, donde ha habido campañas de erradicación). La foto se hizo en Monteagudo, en octubre de 2021. F. Otra aizoácea de Sudáfrica, Lampranthus glaucoides. No tan extendida como la anterior, también se cultiva y se ha encontrado naturalizada en algunas zonas de la Región, como La Azohía, donde se hizo esta foto en mayo de 2020.



20 años del ‘Prestige’

Los vertidos de petróleo dan lugar a “mareas negras” y provocan desastres ambientales y económicos en zonas extensas. Esta semana, varios artículos recordaban el caso del “Prestige” en Galicia, del que ahora se cumplen 20 años. No me extenderé con él, pero quiero recordar que dio lugar a un movimiento, “Nunca mais” con la intención de que eso no volviera a suceder. Sin embargo, cada día transitan por aguas españolas barcos, algunos bajo banderas de dudosa fiabilidad, con cargas peligrosas y control insuficiente. De momento, la costa murciana no se ha visto sacudida por un desastre de ese tipo, y esperamos seguir así.


El Mar Menor

En el resto de los asuntos no haré referencia a territorios extensos ni a cuestiones globales, me atengo a la Región de Murcia. El problema ambiental más importante es el estado del Mar Menor (Fig. 3), que, entre otras cosas, ha dado lugar a contestaciones ciudadanas impresionantes y al surgimiento de entidades como Pacto por el Mar Menor, que está luchando incansable y denodadamente por la salvación de esta (ex)joya natural. El título de una noticia del miércoles era: “Pacto por el Mar Menor lamenta la baja proporción de cultivos ecológicos junto a la laguna”, y es que no cesa la pugna con la agroindustria en relación con la protección y recuperación del Mar Menor. Se pide la derogación o modificación de la Ley de protección del Mar Menor, suavizando las medidas que se establecen. Incluso un informe reciente de la Fundación Ingenio (sea lo que sea) niega que la causa más importante de la degradación del Mar Menor sea la eutrofización provocada por la actividad agrícola, sino que achacan lo más gordo a los vertidos de aguas residuales de la población, en contra de la evidencia científica seria. Y con este guirigay la albufera sigue sufriendo.


Fig 3. Probablemente el problema ambiental más acuciante de la Región es la degradación del Mar Menor. A. Este es el aspecto que presentaba, viéndolo desde el camino entre los molinos de San Pedro del Pinatar, en enero de 2020. B. Vertidos que llegan al Mar Menor en la Marina del Carmolí (octubre, 2019). Los vertidos procedentes de la actividad agrícola y que llegan por vía superficial o subterránea son, según todos los datos científicos disponibles, los principales causantes del proceso de eutrofización que ha conducido al desastre ecológico; se habla de ‘ecocidio’. C y D. Se han producido dos mortandades masivas de peces y otros organismos; las dos imágenes corresponden a la segunda, en agosto de 2021. Las orillas de la laguna estaban plagadas de animales muertos; cuando los operarios recogían los de un tramo, volvía a llenarse al poco tiempo.



Contaminación

Dejando aparte el caso del Mar Menor (la eutrofización se produce por contaminación de las aguas con nitratos y fosfatos principalmente), las contaminaciones atmosférica e hídrica también fueron objeto de las noticias la pasada semana. Un artículo del domingo (13/11) anuncia que Murcia acabará 2022 con uno de sus peores registros de partículas contaminantes (ese era el titular). Una de las causas podría ser el incremento de vehículos; el caso es que hasta ahora ha habido 29 días en que se han registrado niveles de partículas PM10 superiores al límite. También subraya el hecho de que los equipos de medición son escasos y no proporcionan toda la información relevante.

En cuanto a la contaminación del agua, el artículo “La contaminación agrícola e industrial acaba en los cetáceos”, de Miguel Ángel Ruiz (domingo, 13), indica que investigadores de la UMU han detectado contaminantes en tejidos de cetáceos varados en la costa murciana (Fig. 4). Tales contaminantes se pueden relacionar con la actividad agrícola en los terrenos de costa próximos a las zonas por donde se mueven los cetáceos (delfines, calderones, cachalotes,...), y también con la industria de Cartagena.


Fig. 4. Los tejidos procedentes de cetáceos varados o encontrados muertos en la orilla, como este cachalote visto en Cala Reona (Cartagena) en febrero de 2018, han sido analizados por investigadores de la UMU, que han hallado en ellos contaminantes procedentes de la actividad agrícola e industrial.



Instalaciones que atentan contra el medio ambiente

Una causa más de preocupación son los impactos provocados por construcciones, infraestructuras,... Enumero y comento directamente tres noticias que tienen que ver con ellos.

  • "Dos empresas invertirán 3,3 millones en dos plantas fotovoltaicas”. Esta noticia del domingo se refiere al término de Ulea. Las plantas fotovoltaicas proporcionan una energía limpia y deben promoverse, pero eso no significa que se puedan instalar en cualquier sitio. Quiero dejar claro que no me refiero a estas dos en concreto, pues no sé donde se van a ubicar ni los impactos que podrían producir. Pero, como cada vez va a haber más plantas de este tipo, es necesario poner mucha atención y evitar que se monten en lugares con valores naturales destacados. Al tiempo... Ya veremos como está la cosa dentro de unos pocos años.

  • “Otros cuatro ganaderos responden ante la jueza por el asalto al pleno” (martes, 8). En Lorca, el 31 de enero de este año 2022, un grupo de ganaderos asaltó el edificio donde se iba a celebrar un Pleno del Ayuntamiento en el que se planteaban decisiones restrictivas respecto de las granjas de porcino. La “rebelión en la macrogranja” (aunque esta vez los que se rebelan son los granjeros) impidió la celebración del pleno. Quiero subrayar dos cosas. Primera, la proliferación de macrogranjas, sobre todo de porcino, está causando y va a causar a corto plazo grandes daños ambientales a la Región; la parte occidental, el Noroeste y el altiplano son zonas especialmente sensibles, como también lo son en el caso de las plantas fotovoltaicas. La segunda es que el asalto al Pleno por parte de unos 50 ganaderos es un ejemplo más de la polémica que envuelve a las cuestiones medioambientales. Podemos decir que la salvaguarda del medio ambiente, de la biodiversidad, de la geodiversidad y del patrimonio natural despierta, no ya recelos, sino oposición frontal y a veces violenta por parte de sectores económicos o sociales que se consideran afectados negativamente por las medidas que se toman. Y el fenómeno se agrava porque hay formaciones políticas que ondean la bandera del “negacionismo ambiental”, lo cual se relaciona directamente con alguno de los casos anteriores. Hay que aplicar las medidas establecidas con decisión, pero también se echan de menos educación y diálogo.

  • “ANSE celebra que el Supremo cierre ‘una larga historia de destrucción’ en Puerto Mayor”. El Tribunal Supremo cierra definitivamente la posibilidad de su construcción. Aparte del caso de Puerto Mayor, afortunadamente finiquitado (¡dejemos al litoral un poco tranquilo de la avidez urbanística!), también quiero llamar la atención sobre dos puntos. (1) Otro problema ambiental importante, por su conexión con la destrucción impune de valores naturales, son los retrasos y tardanzas de la Justicia en tramitar y resolver conflictos. Así, una actuación desastrosa para el medio ambiente se puede ir diluyendo a lo largo de años y recursos. (2) La Asociación de Naturalistas del Sureste, ANSE, es de las entidades que más han luchado y trabajado por el medio ambiente de la Región, siempre con fundamentos científicos y con actuaciones impecables. Murcia le debe mucho a ANSE.


Pasividad e inacción de las instituciones

Termino con una noticia que relaciono con la actitud manifiestamente mejorable del gobierno regional para ocuparse de los aspectos ambientales. Bueno, en realidad hay montones de actuaciones que muestran la poca preocupación de este gobierno por lo que se refiere a protección de la naturaleza y otros temas ambientales: retrasos en los planes de ordenación de espacios naturales, en la Red Natura 2000, el caso de Puerto Mayor que comentábamos hace un momento, la permisividad con el Mar Menor durante muchos años,...

  • “El PP saca adelante el decreto de simplificación con sus socios de la moción de censura y Vox” (miércoles, 9, edición digital). El primer bloque del decreto contiene disposiciones que reducen los trámites urbanísticos y medioambientales para que las empresas se establezcan en la Región. Es llamativo que dos de las actuaciones más destacadas del gobierno regional en relación con el medio ambiente sean este decreto de simplificación y la Ley 5/2020, de 3 de agosto, de mitigación del impacto socioeconómico del COVID-19 en el área de medio ambiente, que algunos llamaron “ley de desprotección” porque contribuía a la desprotección ambiental de diversas formas, como facilitar el aumento de vertidos, residuos y emisiones.


Pues con una mirada a las noticias sobre medio ambiente en un periódico local a lo largo de una semana también hemos pasado revista a varios de los asuntos ambientales que hay pendientes en la Región. Sé que no he contestado a la pregunta que formulaba en el título, y con respecto a ella sólo lanzaré una hipótesis: al escuchar cómo resuenan en los medios, pienso que cada vez prestamos más atención a los asuntos ambientales y nos preocupan más. Sin embargo, para muchas personas, demasiadas, es una preocupación racional y algo distante, que no se interioriza lo suficiente como para tomar medidas que exigen sacrificios, o como para comprometerse en la lucha. Pero la lucha por un medio ambiente limpio, saludable y protegido tiene que partir de la ciudadanía, de la gente, como ha ocurrido en buena medida en el Mar Menor, como está ocurriendo a nivel global con la emergencia climática. Para eso, una última llamada insistente: ¡educación, educación, educación!